Saltar al contenido
Formación autodirigida

Un camino hacia el éxito del estudiante

Aprendiendo a su manera

La formación autodirigida respaldada aborda la necesidad de práctica clínica adicional que quizás muchos centros no tengan debido a la escasez de tiempo o instalaciones, o la necesidad de alternativas a los programas, que se enseñan en un entorno de aprendizaje distante.

Para que el estudiante tenga éxito, es fundamental proporcionarle una experiencia segura, controlada y medible. Con la formación autodirigida, los estudiantes pueden adquirir la experiencia que necesitan utilizando escenarios de pacientes realistas para desarrollar las destrezas de toma de decisiones críticas.

La formación autodirigida ofrece una oportunidad única para que los alumnos interactúen con un paciente en un entorno seguro y realista que está disponible en cualquier momento y cualquier lugar. Los resultados de los estudios sugieren la eficacia de la formación mediante simulación cuando la práctica es deliberada y se ha determinado la consecución de determinados objetivos clínicos.

McGaghie, Issenberg, Cohen, Barsuk y Wayne, 2011

Para aprender y conservar destrezas de salvamento hace falta una práctica repetitiva y mantenerse al día sobre las prácticas recomendadas y las evidencias basadas en los estudios en la atención médica. Participar en los habituales cursos dirigidos por un instructor requiere mucho tiempo y puede plantear retos de logística a algunos alumnos.

Los programas de formación autodirigida ofrecen más flexibilidad que los métodos educativos convencionales, ya que los alumnos pueden elegir cuándo y dónde llevan a cabo la formación. Sin las restricciones de logística, los alumnos cuentan con más oportunidades para realizar la rutina de formación deseada de baja dosis y alta frecuencia que optimiza el desarrollo de competencias.

Beneficios de la formación autodirigida

Mejora la efectividad del entrenamiento

  • Estandariza el contenido educativo
  • Estandariza la metodología del entrenamiento
  • Establece un estándar en la medición del rendimiento.

Mejora la eficiencia del entrenamiento

•    Mejora la disponibilidad y la calidad del tiempo de clase al permitir que los instructores se centren en las prioridades educativas más importantes

•    Ayuda a los instructores a identificar las necesidades de los estudiantes y optimizar sus programas
•    Los estudiantes aprenden empleando menos tiempo con el instructor
•    Las simulaciones realistas perfeccionan las habilidades psicomotoras y cognitivas de los estudiantes.

Mejora la experiencia de aprendizaje y la motivación del estudiante

  •  Contenido enriquecido, simulaciones inmersivas y desafíos parecidos a juegos involucran a los estudiantes de hoy
  •  Los estudiantes aprenden a su propio ritmo en un entorno no intimidante
  •  Permite a los estudiantes experimentar situaciones anormales, difíciles de encontrar.

Aplicabilidad multinivel

•  Educación profesional de pregrado
•  Educación inicial
•  Educación continua
•  Remediación y recertificación

El futuro de la enseñanza

Los programas de formación autodirigida prometen ser los sistemas que impartirán las enseñanzas en el futuro. Flexibles y escalables, las soluciones de formación autodirigida guían a los alumnos a través de cursos completos facilitando la adquisición de conocimientos y el desarrollo de destrezas de manera progresiva, a fin de mejorar la competencia y la confianza.

Al permitirles avanzar a su propio ritmo y cuando más cómodo les resulte, los alumnos pueden lograr sus objetivos educativos de una manera óptima. Los escenarios de casos, las simulaciones, el debriefing automatizado, el refuerzo y un completo contenido educativo permiten a los estudiantes dominar todos los aspectos de la formación autodirigida a través de la simulación.

Solicitar más información

¿Cómo prefiere que nos pongamos en contacto con usted?

Trataremos sus datos de contacto personales con cuidado del modo descrito en la Política de privacidad de Laerdal.